VacúnateYa!

¡QUÉ VIVA RAMÓN CASTILLA…!

Prólogo a EL LARGO CAMINO DE CASTILLA

Por Ricardo González Vigil

Publicado: 2020-12-07


PERÚ 21 publica un suplemento sobre el héroe del Bicentenario. Nuestra novela EL LARGO CAMINO DE CASTILLA tiene ya 3 ediciones y ha sido presentada en diversas ciudades del Perú, así como en Boston, Tailandia y Australia. Va aquí el prólogo de Ricardo González Vigil.


“¡Qué viva Ramón Castilla, que nos dio la libertad!”, celebran los afroperuanos en la canción popular.

“¡Que viva Ramón Castilla, que inspiró esta hermosa novela donde se despliega plenamente la imaginación liberada y liberadora de EDUARDO GONZÁLEZ VIAÑA”, agreguemos los lectores agradecidos de EL LARGO CAMINO DE CASTILLA!

Poderoso hechicero del lenguaje con vibraciones poéticas, mago de los recursos narrativos que entretejen los diferentes tiempos y lugares de la trama, singularmente dotado para los diálogos que reelaboran la sabiduría de la tradición oral y la cosmovisión real maravillosa, González Viaña nos ha fascinado con sus narraciones sobre el curandero Tuno, Sarita Colonia, César Vallejo y la migración latinoamericana a Estados Unidos, ahora, nos brinda una notable novela histórica (con base real y recreación real maravillosa, incluyendo la inserción de personas de nuestro tiempo: verbigracia, sus amigos del grupo Trilce Teodoro Rivero y Santiago Aguilar, y los conocidos poetas Alejandro Romualdo y Omar Aramayo, rapsodas de Túpac Amaru II, sobre el presidente más admirable que hemos tenido los peruanos: Ramón Castilla.

EL LARGO CAMINO… remite a la odisea de Castilla recorriendo Brasil y retornando al Perú, transformándose de realista en patriota: “en su largo trajinar por la selva, el lago Titicaca, Cusco, quizás había entendido lo que significaba la patria (…) Quizás vio a Túpac Amaru y sintió que su causa estaba perdida pero que resucitaría muchas veces para seguir luchando hasta el fin de los tiempos”. Muere cabalgando en su natal Tarapacá, dispuesto a destituir al presidente Mariano Ignacio Prado (1867); ahí sus soldados “deciden que está vivo para siempre” y “mientras se acostumbra a la muerte”, rememora cómo se había “pasado la vida construyendo el país”, dos veces presidente constitucional y dos veces presidente provisorio”.

Ricardo González Vigil


Escrito por

EDUARDO GONZALEZ- VIANA

Novelista, periodista y profesor universitario en Estados Unidos, Eduardo González Viaña publica cada semana la columna “Correo de Salem” que aparece en diarios de España y de las Américas. Inmigración, cultura y análisis político son sus tópicos más frecuente


Publicado en

El correo de Salem

Un blog de Eduardo González Viaña