Respeta la institucionalidad democrática

Feria del Libro, una vida virtual

La post pandemia tendrá que llegar pronto e inventaremos un mundo hecho a nuestra medida. Y creeremos que, a pesar de las catástrofes, existe un Dios que tiene nombres diversos. También se llama Libertad, Igualdad, Fraternidad, República, Socialismo, Utopía, Poesía, Justicia, Amor, Belleza, y recibe tantos nombres como la generosidad humana existe.

Por Eduardo González Viaña

Publicado: 2020-08-21


Un lunes, cuando recién habían empezado los días del terror, alguien adelantó la noticia de que este año no tendríamos feria del libro. Sin embargo, Willy del Pozo, presidente de la Cámara del Libro, salió a los periódicos y dijo que de todas maneras habría ese evento, pero que sería virtual.

Aunque nunca dudé del poeta Willy, la reconfirmación me llegó contundente cuando recibí la invitación de presentar mi libro EL LARGO CAMINO DE CASTILLA el domingo 23 a las 7pm. Es decir, toda una presentación estelar que podrá ser presenciada por Youtube: fil lima 2020 virtual

Quiere decir que le estamos sacando la vuelta a la catástrofe. Deberíamos estar silenciosos, mudos, asustados, pero trabajamos, conversamos con familiares y amigos, nos vemos, tomamos un café, nos peleamos, nos enamoramos, leemos, cantamos, bailamos y muchas veces hacemos más actividades de las que hacíamos antes.

Poco a poco, la vida real y la vida virtual se van acercando, y son otra vez la vida.

Vivimos la vida de nuevo, y nos olvidamos del miedo. Sobre el miedo, recuerdo la historia del peregrino musulmán que se encuentra con la Peste en un camino y le reprocha: “Hace tiempo me crucé contigo, y me dijiste que ibas a La Meca para devorar a mil personas. Me mentiste. Me han dicho que 51 mil personas han muerto.”

La Peste responde: “No te mentí. Me llevé a mil personas. A las 50 mil restantes se las llevó el miedo.

En efecto, la crisis actual tiene un componente de ansiedad, depresión y miedo que tiende a hacerse tan grande como la propia enfermedad y es igual de peligroso porque el pánico puede debilitar nuestras defensas, robarnos la imaginación y arrebatarnos el coraje de vivir.

En medio de la catástrofe, haremos una Feria del Libro, y cuando caminemos por los anaqueles virtuales, podremos ojear la novela de García Márquez y recordar la epidemia de amnesia que se cierne sobre Macondo.

Entonces, el protagonista plantó dos carteles. Uno decía: “Esto es Macondo” y el otro añadía: “Dios existe.”

La post pandemia tendrá que llegar pronto e inventaremos un mundo hecho a nuestra medida. Y creeremos que, a pesar de las catástrofes, existe un Dios que tiene nombres diversos. También se llama Libertad, Igualdad, Fraternidad, República, Socialismo, Utopía, Poesía, Justicia, Amor, Belleza, y recibe tantos nombres como la generosidad humana existe.


Escrito por

EDUARDO GONZALEZ- VIANA

Novelista, periodista y profesor universitario en Estados Unidos, Eduardo González Viaña publica cada semana la columna “Correo de Salem” que aparece en diarios de España y de las Américas. Inmigración, cultura y análisis político son sus tópicos más frecuente


Publicado en

El correo de Salem

Un blog de Eduardo González Viaña