No se relaja y se queda en casa

PERÚ EN EL MUNDO DE LOS VAMPIROS

Publicado: 2020-07-02

Tengo frente a mí una caja de Omeprazol que compré la semana pasada. Contiene 100 cápsulas y pagué 10 soles. O sea que cada cápsula cuesta 10 centavos. Las clínicas San Pablo cobran 165 soles por unidad. O sea 1650 veces su precio. 

En cualquier país del mundo, esto se llama especulación, y en época de catástrofe, especulación agravada.

En cuanto a ese delito, el artículo 234 de nuestro Código Penal lo describe. “El productor, fabricante o comerciante que ponga en venta productos considerados oficialmente de primera necesidad a precios superiores a los fijados por la autoridad competente, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de 3 años y con 90 a 180 días-multa.”

En cuanto corresponde a la especulación agravada, el artículo 236 del mismo código es aplicable a un contexto de conmoción o calamidad pública, cuya pena privativa de libertad es de tres a seis años.

Esto habría pasado sin mayores consecuencias, a no ser por la difusión de la prensa. Pero, ¿qué hace el consorcio cuando el asunto se conoce? Solamente, “Mea culpa.”

Si se investiga y resulta que el insaciable afán de lucro agravó el estado del paciente, podríamos llegar hasta el artículo 108: Homicidio calificado- Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de quince años el que mate a otro concurriendo cualquiera de las circunstancias siguientes: 1. Por ferocidad, por lucro o por placer…” Y esta es quizás la figura más aberrante de nuestro Código Penal.

Vivimos en tiempo de apocalipsis, y también hay clínicas honestas, enfermeras valientes y médicos heroicos, pero en medio de ellos y aprovechando de este Perú neoliberal que fundó Fujimori con su Constitución, asechan, espían, silban y vuelan los vampiros.

El mundo de los vampiros

Una vez, la famosa antropóloga Margaret Mead fue interrogada por cuál artefacto denotaba el nacimiento de la civilización en el planeta.

Ella no dijo que fuera una pintura rupestre ni un cerámico. Señaló enfática que el primero fue el descubrimiento de un hueso fémur curado. Alguien cuidó del herido, lo llevó a una zona segura y esperó hasta que se rehabilitara.

Civilización es solidaridad. Más que un animal racional, el hombre es un animal comunitario. Y en esta época en que todo parece venirse abajo, lo comunitario es lo que nos salvará. Si no es así, la especie humana va a desaparecer. No el planeta, pero sí el hombre. Si no se castiga a los especuladores que usan el nombre de San Pablo, los próximos dominadores del mundo serán las ratas y los vampiros.


Escrito por

EDUARDO GONZALEZ- VIANA

Novelista, periodista y profesor universitario en Estados Unidos, Eduardo González Viaña publica cada semana la columna “Correo de Salem” que aparece en diarios de España y de las Américas. Inmigración, cultura y análisis político son sus tópicos más frecuente


Publicado en

El correo de Salem

Un blog de Eduardo González Viaña