sin ciencia no hay futuro

Oe, pe, no se habla así

Desde Lima, una patota de periodistas compuesta por Aldo Mariátegui, Cecilia Valenzuela, Jaime de Althaus y Phillip Butters se ha empeñado en enseñarnos cómo se debe hablar correctamente el castellano.

Por Eduardo González Viaña

Publicado: 2020-05-20




Desde Lima, una patota de periodistas compuesta por Aldo Mariátegui, Cecilia Valenzuela, Jaime de Althaus y Phillip Butters se ha empeñado en enseñarnos cómo se debe hablar correctamente el castellano.

Butters, quien los capitanea, tilda de comunistas a los lingüistas que aparecen en el documental “Los castellanos del Perú”, hace revolotear la acusación de prosenderista sobre el Ministerio de Educación y se queja amargamente de lo que él llama las “barbaridades y estupideces que les meten a los niños para que sean resentidos sociales”.

Habría que suponer que el periodista aludido es un culto lingüista que por modestia no exhibe sus cartones universitarios. Sin embargo, el acento que le escuchamos no es precisamente el que recomendaría, si lo hiciera, la Real Academia de la Lengua:

“Losoziólogo, lojantropólogo, locomunijta toa la via cola luchaeclase”.

El caso peruano muestra hoy como siempre que la ignorancia es atrevida. Ahora bien, nadie está libre de decir estupideces. Lo malo es decirlas con tanto énfasis y a través de la prensa, la radio y la televisión.

Pero, aparte de exhibición desvergonzada de su propia ignorancia, aquí hay dos propósitos. El primero es, como siempre, el “terruqueo”.

La pandemia ha revelado que, paralela, con su guadaña, camina otra calavera, la de la pobreza y el hambre. Ha mostrado que el estado neoliberal consagrado por la Constitución de Fujimori tan solo sirve para perpetuar un sistema cruel en el que los peruanos llegan a temer al hambre más a que al virus, y atraviesan campos y carreteras de regreso a su tierra.

La patota de periodistas que encabeza Philip Butters intenta que esta realidad no se llegue a conocer, y por eso llaman comunistas y prosenderistas a quienes denuncian este sistema perverso.

Su segundo propósito es bajarle las llantas al gobierno en el momento más penoso de la historia peruana, casi en el fin del mundo. Alguien ha dicho que hacer eso es como ir viajando en un avión y desear que el piloto sufra un infarto.

No es raro por eso que Butters diga que Vicente Zevallos, el primer ministro, “no habla bien castellano. Lo habla con mote.” Y no es la primera vez que escupe su racismo. El año pasado embistió contra la población afrodescendiente. Si solo lo hubiéramos escuchado por radio, habríamos pensado que se trataba de un pelirrojo pecoso, pero la televisión nos mostraba que era un zambito con anteojos. Ni él es un gringuito ni sus compañeros de patota son los dueños del Perú, pero hacen lo imposible como franeleros.

Por eso, al cultísimo locutor, le decimos:

-Oe, pe, Butters, no se habla así.


Escrito por

EDUARDO GONZALEZ- VIANA

Novelista, periodista y profesor universitario en Estados Unidos, Eduardo González Viaña publica cada semana la columna “Correo de Salem” que aparece en diarios de España y de las Américas. Inmigración, cultura y análisis político son sus tópicos más frecuente


Publicado en

El correo de Salem

Un blog de Eduardo González Viaña