No al caballazo

Prisión preventiva para la reina Isabel

Los grupos que participaron en esa guerra fueron derrotados. Sus militantes están muertos o ya han pasado décadas en prisión. Ahora, las leyes contra la apología no tienen razón de ser. La muerte civil para quienes salieron ya de la cárcel es solo un instrumento perverso que no tiene sentido en una democracia.

Por Eduardo González Viaña

Publicado: 2020-02-27


La reina Isabel de Inglaterra podría recibir prisión preventiva si prospera la investigación de un fiscal peruano quien se ha enterado de que Carlos Marx tiene estatua en un cementerio de Londres.

Por las misma razones, tiembla Michael Müller, alcalde de Berlín.

En uno y otro lado del mundo se lee como noticia curiosa la de que un fiscal ha emplazado a San Marcos, la primera universidad de América, para que refiera y acuse a los estudiantes y profesores que participaron en un seminario sobre Carlos Marx.

Lo que es noticia pintoresca en otros lados, en el nuestro es afrenta contra las libertades de pensamiento, expresión y enseñanza. Aquello tan solo ha ocurrido en los tiempos de la demoniaca Santa Inquisición o en las épocas infernales de las dictaduras.

Por otro lado, en todas las universidades del mundo, se lleva cursos de filosofía y se incluye en ellos a pensadores como Aristóteles, Sócrates, Kant, Hegel y Marx. En la universidad de Estados Unidos donde trabajo desde hace 30 años, eso es normal.

¿Lo sabía el fiscal? Seguro que sí. Es un hombre culto que pasó por una universidad y estudió la Constitución antes de obtener el título de abogado.

No lo culpo, sin embargo, porque los años temibles que vivió el Perú durante el conflicto interno hace más de 20 años han dejado una huella que, ahora en un siglo diferente, debería suplirse con la memoria, la paz y la reconciliación.

Los grupos que participaron en esa guerra fueron derrotados. Sus militantes están muertos o ya han pasado décadas en prisión.

Ahora, las leyes contra la apología no tienen razón de ser. La muerte civil para quienes salieron ya de la cárcel es solo un instrumento perverso que no tiene sentido en una democracia.

Ojalá lleguemos al Bicentenario con justicia y paz.

Muy bien lo ha dicho ayer el viceministro de Justicia y Derechos Humanos Daniel Sánchez: “Hay una práctica nociva de usar el miedo al terrorismo para usar y descalificar a personas, lugares o acciones que buscan reflexionar críticamente sobre nuestra historia reciente de violencia”. Añadió:

“El terruqueo insulta la memoria de miles de víctimas civiles, policiales y militares, y golpea a familiares que aún sufren la indolencia de grupos que usan ese término con fines políticos y sin sensibilidad humana”.

Tenemos fiscales admirados en el mundo. Habría que sumarles la acción de todos ellos en la lucha contra la corrupción.


Escrito por

EDUARDO GONZALEZ- VIANA

Novelista, periodista y profesor universitario en Estados Unidos, Eduardo González Viaña publica cada semana la columna “Correo de Salem” que aparece en diarios de España y de las Américas. Inmigración, cultura y análisis político son sus tópicos más frecuente


Publicado en

El correo de Salem

Un blog de Eduardo González Viaña