es constitucional, no confundas

GRACIAS, TRUJILLO

Publicado: 2019-10-06



La Feria Internacional del Libro de Trujillo se inicia con un homenaje a mi persona.En vista de que NO HABRÁ UNA CEREMONIA IN SITU,, para agradecer a los organizadores y a Trujillo, haré como si estuviera allá y eso no me cuesta mucho porque todo el tiempo allá están los recuerdos mejores de mi vida.

No veo esta mañana con los ojos, veo con el corazón, o sea recuerdo. Recuerdo la ciudad donde escribí las primeras páginas de un libro que nunca voy a terminar. Fue en Trujillo donde sentí que todos teníamos una misión que cumplir, y que la mía, mala o buena, era la de escribir.

En esos tiempos universitarios me junté con un grupo de muchachos tan despeinados e ilusos como yo, y con la misma pretensión de ser cumplidores de una misión, y fundamos el grupo “Trilce”. Fue allí donde conocimos al filósofo Antenor Orrego quien nos hizo saber que esa misión venía de muy hondo de la tierra, y se lo creímos.

Trujillo es una isla donde se refugian todos los tiempos pasados. El ayer prehispánico se expresa allí en Chan Chan y en Moche. Los siglos españoles nos espían tras de las ventanas de las viejas casonas. La valentía que debemos tener para cumplir una misión está también allí, en los paredones de Chan Chan donde miles de trujillanos pagaron con la vida su adhesión a un sueño y a una misión.

Fue en Trujillo donde -ocupados por los españoles el centro y sur más todo el Altiplano (Bolivia)- se refugió la República.

Dos veces capital del país, fue en esa misma ciudad donde se fundarían las primeras instituciones republicanas, la Corte Suprema de la República y la primera universidad laica de América.

Trujillo es Trujillo, y eso es mucho decir.

Trujillo me otorga hoy una condecoración, y la acepto con la humildad y los ojos cerrados de quien sabe que todavía no ha terminado de cumplir.

Premiado en el mismo certamen que Javier Heraud, el excelente poeta Bethoven Medina me comunicó que recibiría un homenaje en la feria internacional del libro, y he aceptado, y ahora más que nunca no veo con los ojos húmedos sino con todas las ilusiones de mi corazón. ¡Gracias, Trujillo!


Escrito por

EDUARDO GONZALEZ- VIANA

Novelista, periodista y profesor universitario en Estados Unidos, Eduardo González Viaña publica cada semana la columna “Correo de Salem” que aparece en diarios de España y de las Américas. Inmigración, cultura y análisis político son sus tópicos más frecuente


Publicado en

El correo de Salem

Un blog de Eduardo González Viaña