Hablemos de derechos humanos

GARCÍA, EL ENTERRADOR

O el Apra lo entierra o García enterrará el recuerdo de las glorias del partido.

Por Eduardo González Viaña

Publicado: 2018-11-22

A lo largo de su vida y de sus luchas, el aprismo y Víctor Raúl Haya de la Torre han tenido enemigos muy poderosos. EL MÁS TEMIBLE DE TODOS ES ALAN GARCÍA PÉREZ. 

O el Apra lo entierra o García enterrará el recuerdo de las glorias del partido.

Varias décadas de investigación sobre él e incluso la categorización judicial de reo contumaz llevaron a que García hiciera recaer sus culpas sobre un partido en el que puede haber corruptos, pero la mayoría de sus integrantes son “militantes puros y sinceros” como reza su himno.

Más todavía, siempre han sido ostensibles los esfuerzos de García para borrar la imagen histórica del fundador y reemplazarla por la suya. Hagamos historia:

Haya de la Torre fue candidato a la presidencia de la República en 1931 y, en elecciones cuestionable, perdió ante el comandante Luis Sánchez Cerro. En el ejercicio de una autoridad fuerte y brutal, el nuevo presidente quiso aplastar la oposición aprista con masacres como la ocurrida en Trujillo donde fuerzas del ejército invadieron el local aprista durante la noche buena y produjeron decenas de muertos.

En 1932, esa misma urbe y varias ciudades del norte se levantaron para derrocar al tirano e iniciar una revolución social. Sus esfuerzos fueron sofocados con el genocidio. Alrededor de 6 mil apristas fueron fusilados.

Treinta años de ilegalidad hicieron del aprismo una de las comunidades que más ha sufrido en el Perú en la lucha por las conquistas sociales. La mayoría de sus fundadores y el propio Haya de la Torre vivieron en la clandestinidad, la cárcel o la pobreza y murieron antes de ver un solo día de triunfo.

Por su parte, los militantes de base sienten que nunca llegaron al poder y les duele ser acusados por las culpas de los dos gobiernos de García en los que la mayoría de ellos no participó.

Miles de “compañeros”, inspirados en las ideas primigenias, padecieron largos años en el Panóptico, El Frontón y el Sexto. Por caminos diferentes, Armando Villanueva del Campo, Luis de la Puente Uceda, Alfonso Barrantes Lingán y Víctor Polay, entre muchos otros, alguna vez proclamaron su fe en la lucha “contra el pasado vergonzante”, como dice la marsellesa aprista.

Las últimas derrotas electorales así como la sospecha permanente de corrupción hacen que el corpulento caudillo esté perdiendo peso considerable entre las masas apristas y se esté convirtiendo en el más fervoroso enterrador del viejo y glorioso partido.

(De mi columna de hoy en EXITOSA)


Escrito por

EDUARDO GONZALEZ- VIANA

Novelista, periodista y profesor universitario en Estados Unidos, Eduardo González Viaña publica cada semana la columna “Correo de Salem” que aparece en diarios de España y de las Américas. Inmigración, cultura y análisis político son sus tópicos más frecuente


Publicado en

El correo de Salem

Un blog de Eduardo González Viaña